martes, 7 de diciembre de 2010

ENSAYO, EL DIARIO DE LOS ESCRITORES DE LA LIBERTAD


Los administradores de la escuela, acostumbrados a este tipo de educación para minorías étnicas, esperaban que ella renunciara
Sin embargo, a base de tenacidad y buenas ideas, Gruwell encontró el modo de interesar a los jóvenes en sus clases y hacerlos apreciar la educación que recibían... pero ¿sería suficiente para escapar el círculo vicioso de violencia en el que estaban atrapados desde su infancia?
Desde luego hay abundante sentimentalismo y forzadas emociones en "Escritores de la Libertad", pero también hay suficiente sinceridad en su libreto, que retrata de manera cruda y realista las condiciones de vida que roban la motivación a los estudiantes y los obligan a meramente sobrevivir. Entonces, sin poses de "sitcom" y sin conflictos pre-fabricados, la cinta logra trascender el cliché y convertirse en un testimonio de superación personal que se siente realista y creíble. Lo que inspira a los estudiantes no son frivolidades como baile de salón o "hip-hop", sino el reencuentro de sus emociones y la conexión con grupos sociales que antes consideraban sus rivales y enemigos.
El flujo natural de la historia, sin imponer el drama y sin grandes pretensiones artísticas. Y aunque el elenco juvenil realiza un excelente trabajo, es sin duda Hilary Swank quien conduce la trama con su interpretación de una mujer con el balance justo de cínico entendimiento e inocente optimismo. Quizás las escenas de sus conflictos maritales salen sobrando, pero supongo que intentan enriquecer el personaje, marcando el contraste entre su vida académica y su vida personal.
En la vida real, y se refleja en la película, Gruwell trajo a sobrevivientes del Holocausto como oradores invitados. Ella desempeñaba un segundo trabajo los fines de semana y podía llevar a los estudiantes al cine y a los viajes de campo. "Pensaba que la enseñanza es una de las labores más nobles que pueda tener nuestra sociedad y quería enseñar en una escuela que fuera diversa, étnicamente hablando, porque es lo que somos en la actualidad, un crisol de razas, donde hay una variedad de economías. Donde los estudiantes estuvieran al borde de decidir si irse a Harvard o a la cárcel".
En un apartado del original El diario de los escritores de la libertad, un chico apunta:"Los únicos héroes que he leído alguna vez corren por todas partes con coloridas y apretadas ropas interiores y se arrojan edificios los unos a los otros por diversión. Pero el día de hoy, todo eso cambió. Un verdadero héroe saltó de las páginas de un libro para darle a mi clase una visita especial.
A fin de cuentas, "Escritores de la Libertad" recorre terreno bien conocido, pero lo hace con integridad y con adicionales comentarios sobre el sistema educativo norteamericano y sobre las miopes estrategias gubernamentales que tratan de resolver una cosa destruyendo muchas otras en el proceso. Quizás no sea una película extraordinaria, pero dentro de su bien conocido nicho logra celebrar los logros de su protagonista con el mínimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada